Gua para la Compra de una Propiedad

Una vez que usted ha alcanzado un acuerdo para comprar una propiedad, el primer paso que debe tomar es abonar un depósito para retirar la propiedad del mercado. El siguiente paso es contratar los servicios de un abogado que le asesorará en el procedimiento de compra.

 

Básicamente hay tres etapas principales en el procedimiento para comprar una propiedad nueva o de segunda mano:

 

- LA RESERVA.- Usted paga un depósito y la propiedad es sacada fuera del mercado.

 

- EL CONTRATO PRIVADO.- Después de que su abogado haya realizado todas las comprobaciones oportunas, para asegurarse de que todo esté en orden, las partes firmarán un contrato privado que regulara todos los términos de la compraventa: los gastos, la fecha de entrega, forma de pago del precio, etc. Cuando se formalice este contrato el comprador abonará una cantidad a cuenta del precio, por norma general un 10%.

 

- LA ESCRITURA PÚBLICA.- Esta se firmará el día que se haya acordado en el contrato privado. Las partes comparecerán ante el Notario Público que se va a encargar de dar fe del acto traslativo de dominio, el vendedor entregará la posesión mediante la entrega de las llaves y el comprador pagará el resto del precio. Este procedimiento es totalmente seguro para el comprador, el Notario solicitará del registro de la propiedad información sobre la titularidad registrad y el estado de cargas de la finca que va a ser trasmitida. Si esta información es correcta el comprador tendrá la garantía de que adquiere del titular registral y libre de cargas.

 

Los gastos implícitos en la compra no son los mismos en cada caso, si se adquiere una propiedad de segunda mano el impuesto aplicable es el Impuesto de Transmisión Patrimonial que comienza en el 8%, si se adquiere propiedad nueva el impuesto aplicable es el IVA siendo su tipo actual el 10% junto con el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados que comienza en el 1,2%. En ambos casos hay unos gastos comunes: Notario y honorarios del Registro de la Propiedad.

 

Como guía general, la compra de una propiedad representa unos gastos de aproximadamente el 10 al 13% del precio de compra.